Servicio de Perforación y Construcción de Pozos de Agua

Información de contacto:

Teléfono: 0212-316-9358

Cel: 0426-580-4697

Correo: simozaj@geologia.com.ve

Tecnología Geológica Venezuela JS C.A.

topografía Venezuela geología estudio de suelo perforación riesgo geológico inspección de obras civiles geotecnia

PERFORACIÓN

Para la perforación del Hoyo, se emplea la siguiente maquinaria: Perforadora roto-percusión, con mesa rotaria de 1,5 toneladas; esta maquinaria tiene la capacidad de perforar hasta 200 metros con diámetro de 22 pulgadas,  pudiendo haber variaciones en función de las condiciones geológicas.

 

El diámetro final del hoyo del pozo varía, pudiéndose perforar hasta 16 pulgadas, se realiza la perforación con diámetros menores y se va ensanchando el hoyo hasta alcanzar dicho diámetro final.

 

La tolerancia máxima en las desviaciones de la verticalidad del pozo es de 7 cms, por cada 10 metros hasta la máxima profundidad prevista para la colocación de la bomba. El alineamiento del pozo es tal que permita la libre colocación del equipo de bombeo, sin golpes, presiones, ni tensiones que no sean ocasionadas por el peso propio del equipo.

 

REGISTRO GEOFÍSICO

Una vez alcanzada la profundidad requerida se ejecutara un Registro Eléctrico, para efectuar la debida correlación de las muestras en el pozo y definir los principales intervalos acuíferos; con esta información se decidirá en el sitio, el diseño definitivo del pozo: profundidad y diámetro final.

 

 

LA TUBERIA

El diámetro de la tubería de revestimiento será de 4 pulgadas menos que el hoyo. La longitud ciega de la tubería de revestimiento dependerá del perfil geológico correspondiente, en ningún caso será menor de diez (10) metros medidos a partir de la superficie del terreno.

 

La tubería de revestimiento siempre será nueva, resistente a la acción corrosiva del agua y del terreno y especialmente fabricada para tal uso, se prolongará hasta el acuífero.

 

La totalidad de la tubería de revestimiento se coloca dentro de la perforación, sin golpes, presiones, ni tensiones que no sean las ocasionadas por el peso propio de la tubería. Se tendrá especial cuidado de que la tubería esté centrada en la  perforación.

 

Para la captación de las aguas de los acuíferos, se utiliza tubería de revestimiento ranurada de fabricación y material adecuado a las características químicas del agua. Las aberturas deberán ser seleccionadas en base a la granulometría del acuífero o del empaque de grava.

 

LA GRAVA

 

El pozo deberá engranzonarse cuando el tamaño del material del acuífero correspondiente al 40% retenido sea menor de 0,025 cm. ó 0,010”.  En el caso de este pozo, damos por sentado la necesidad de la colocación de la grava.

 

La empacadura de grava deberá seleccionarse en función de la granulometría del acuífero, tomando como base el tamaño correspondiente al 70% del material retenido. Este tamaño deberá ser de 4 a 6 veces mayor que el correspondiente al 70% retenido del material acuífero. El coeficiente de uniformidad de la grava seleccionada será menor o igual a 2,5.

 

El espesor de la empacadura de grava nunca será menor de cinco (5) centímetros, y será desde el fondo de la perforación.

La grava utilizada será limpia, redonda, esférica con contenido de sílice o cuarzo en un 95%, con granos de superficie lisa y sin fractura, sin partículas aplanadas, o alargadas, no más de 10% en peso. La grava no tendrá partículas de arcilla, mica, arena, suciedades, ni impurezas orgánicas, hierro o manganeso en cantidad o forma que pueda afectar la calidad de agua.

 

La grava será vaciada por gravedad, dentro del espacio anular entre las paredes de la perforación y la tubería de revestimiento en toda su profundidad y hasta el anillo de protección del mortero de cemento, con mucho cuidado, utilizando un proceso continuo, uniforme y controlado. Se cuidará que la tubería de revestimiento se encuentre vertical y centrada en la perforación durante el vaciado de la grava.

 

LIMPIEZA DEL POZO Y ACABADO EN SUPERFICIE

 

El espacio anular entre la tubería de revestimiento y la  perforación, comprendido entre la superficie del terreno hasta una profundidad de seis (06) metros será llenado por un anillo de protección de mortero de cemento en la proporción: 50 kilos de cemento por 20 litros de agua. A esta mezcla se le podrá añadir otros agregados cuando sean requeridos de acuerdo a las características del trabajo a realizar, teniendo cuidado que se garantice completa impermeabilidad. El espesor mínimo de este anillo será ser de cinco (05) centímetros.

 

En caso de presentarse formaciones inestables en el subsuelo, como en el caso de rellenos no consolidados, el anillo de protección deberá extenderse por debajo de los 6,00 metros hasta incluir dichas formaciones en toda su extensión.

 

Se construirá una placa de concreto alrededor del pozo, de dimensiones adecuadas, que permita la instalación de los equipos con que dotarse al pozo, de ochenta por ochenta (80 x 80) centímetros como mínimo. Esta placa tendrá un espesor mínimo de cuarenta (40) centímetros, de los cuales veinte (20) centímetros sobresaldrán de la superficie natural del terreno y veinte centímetros penetrarán por debajo del mismo nivel. La superficie de la placa tendrá pendiente del 2% hacia la periferia de la misma. El terreno circundante a la placa de concreto será condicionado compactándolo debidamente y dándole pendiente hacia afuera para protegerla de la acumulación de las aguas superficiales y otros residuos líquidos.

 

Con el objeto de eliminar cualquier residuo de lodo u otros materiales utilizados en el proceso de perforación, se efectuará una limpieza completa al pozo, bombeando hasta eliminar la presencia de las partículas que afecten los equipos.

Rif: J-29916428-3